Educacion Social
AGRESIONES SEXUALES EN EL ÁMBITO FAMILIAR
En el caso de las agresiones sexuales en el ámbito familiar, son agresiones en forma de abusos, violaciones y todo tipo de vejaciones y humillaciones, en las que el agresor (hablamos en masculino porque casi siempre es un hombre el que lleva a cabo las agresiones, pero se sobreentiende también a los casos de mujeres) ejerce su poder sobre la vida de la víctima basándose en la confianza que existe con esa persona o personas a las que agrede. Estas agresiones, suelen ir acompañadas de violencia física, en forma de palizas brutales que requieren la hospitalización de las víctimas, torturas continuadas, amenazas de muerte, maltrato psicológico, verbal, humillaciones, que merman e incluso destruyen la autoestima de la persona, la hacen sentirse culpable de las agresiones sufridas. Los agresores utilizan el miedo para someter a sus víctimas, evitan que ésta tenga relación con otras personas fuera del ámbito familiar y puedan delatar las agresiones cometidas. Suelen ser agresiones reincidentes, durando en muchos casos varios años. Son personas que nunca asumirán la autoría de estos delitos, pues no se creen responsables de los daños causados. Suelen ser personas con una sexualidad alterada, con roles sexuales rígidos, en los que el rol masculino ostenta todo el poder, mientras que el rol femenino debería ser pasivo y sumiso.En estas agresiones, también se pueden incluir los casos de violación de la mujer por parte del hombre en el seno del matrimonio. Muchas veces se dan también agresiones hacia los/as propios/as hijos/as, en estos casos hablaremos de agresiones (abusos, violaciones) a menores. Según un informe publicado en el año 1985,  bajo el título «Víctimas de la violencia en el mundo», escrito por Montserrat Fernández y Elena Siurnana, «Las mujeres son víctimas de la violencia doméstica, de la violencia sexual, de crímenes y hostigamiento sexual por parte de los hombres tanto en los países del Tercer Mundo como en las sociedades ricas y tecnológicamente avanzadas (…) el número de sus verdugos que padecen trastornos mentales es ínfimo, a pesar de que quiera aparentarse así. Y estos pertenecen a todas las clases socioeconómicas y culturales».Tal y como vemos en este informe, las agresiones se producen en cualquier parte del mundo y no son propias de las clases sociales más desfavorecidas, sino que no entienden ni de razas, ni de clases socio-económicas.Estas situaciones no se dan sólo en el ámbito familiar, sino que muchas mujeres, niñas y niños, y en menor medida los hombres, son  víctimas de la violencia de sus agresores, que les maltratan, les violan, y violan a su vez todos sus derechos, su libertad de decidir cómo quieren vivir su sexualidad y con quien.

Curso a distancia MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta

AGRESIONES SEXUALES EN EL ÁMBITO FAMILIAR


En el caso de las agresiones sexuales en el ámbito familiar, son agresiones en forma de abusos, violaciones y todo tipo de vejaciones y humillaciones, en las que el agresor (hablamos en masculino porque casi siempre es un hombre el que lleva a cabo las agresiones, pero se sobreentiende también a los casos de mujeres) ejerce su poder sobre la vida de la víctima basándose en la confianza que existe con esa persona o personas a las que agrede. Estas agresiones, suelen ir acompañadas de violencia física, en forma de palizas brutales que requieren la hospitalización de las víctimas, torturas continuadas, amenazas de muerte, maltrato psicológico, verbal, humillaciones, que merman e incluso destruyen la autoestima de la persona, la hacen sentirse culpable de las agresiones sufridas.

Los agresores utilizan el miedo para someter a sus víctimas, evitan que ésta tenga relación con otras personas fuera del ámbito familiar y puedan delatar las agresiones cometidas. Suelen ser agresiones reincidentes, durando en muchos casos varios años. Son personas que nunca asumirán la autoría de estos delitos, pues no se creen responsables de los daños causados. Suelen ser personas con una sexualidad alterada, con roles sexuales rígidos, en los que el rol masculino ostenta todo el poder, mientras que el rol femenino debería ser pasivo y sumiso.

En estas agresiones, también se pueden incluir los casos de violación de la mujer por parte del hombre en el seno del matrimonio. Muchas veces se dan también agresiones hacia los/as propios/as hijos/as, en estos casos hablaremos de agresiones (abusos, violaciones) a menores.
 
Según un informe publicado en el año 1985,  bajo el título «Víctimas de la violencia en el mundo», escrito por Montserrat Fernández y Elena Siurnana, «Las mujeres son víctimas de la violencia doméstica, de la violencia sexual, de crímenes y hostigamiento sexual por parte de los hombres tanto en los países del Tercer Mundo como en las sociedades ricas y tecnológicamente avanzadas (…) el número de sus verdugos que padecen trastornos mentales es ínfimo, a pesar de que quiera aparentarse así. Y estos pertenecen a todas las clases socioeconómicas y culturales».

Tal y como vemos en este informe, las agresiones se producen en cualquier parte del mundo y no son propias de las clases sociales más desfavorecidas, sino que no entienden ni de razas, ni de clases socio-económicas.

Estas situaciones no se dan sólo en el ámbito familiar, sino que muchas mujeres, niñas y niños, y en menor medida los hombres, son  víctimas de la violencia de sus agresores, que les maltratan, les violan, y violan a su vez todos sus derechos, su libertad de decidir cómo quieren vivir su sexualidad y con quien.

Curso a distancia MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL

Matricula abierta