Educacion Social
Psicologia para educadores: Consecuencias negativas del castigo: Vamos a ver algunos efectos indeseados del castigo:Los sujetos sufren algún dolor físico o moral cuando son castigados. Esta respuesta de dolor frecuentemente va aparejada con una emoción de ira, la cual a su vez, activa una conducta de agresión, es decir el dolor y la frustración pueden producir agresión.Leonard Berkowitz realizó unos estudios que apoyan la teoría según la cual la ira inducida por la exposición a un acontecimiento doloroso puede producir agresión en sujetos humanos. Veamos uno de los experimentos realizados por este autor con sujetos humanos: A unos sujetos se les pedía que realizasen una lista durante un lapsus de tiempo de 5 minutos, ideas que pudieran utilizarse por un agente publicitario para aumentar las ventas de un producto. Más tarde, un cómplice valoraba la ejecución de algunos individuos como escasa, por lo que recibían siete descargas eléctricas. El cómplice administraba la descarga a otros sujetos una solo vez, lo cual indicaba que la evaluación era positiva. Según Berkowitz las siete descargas ponían furiosos a los sujetos, pero una sola no. Estos resultados muestran que los acontecimientos dolorosos pueden motivar la conducta agresiva.Además de lo anteriormente expuesto parece ser que la expresión de la conducta agresiva en animales o en personas furiosas resulta muy reforzante. Diversos estudios han demostrado que cuando los animales están molestos aprenden cualquier conducta que les permita ser agresivos. También con sujetos humanos se ha demostrado esto último; de hecho, Bramel, Taub y Blum comprobaron que las personas irritadas manifiestan buenas intenciones después de comportarse agresivamente. Otros estudios han demostrado una rápida disminución de la presión sistólica en personas enfadadas que se mostraban verbal o físicamente agresivas con la fuente de su ira; sin embargo, la presión sanguínea no disminuía tanto en personas que no habían tenido la oportunidad de ser agresivas, por lo tanto, la conducta agresiva reduce el nivel de activación. El castigo no siempre produce agresión, la probabilidad de que provoque agresión disminuye cuando los sujetos han sido reforzados para mostrar reacciones no agresivas ante la estimulación aversiva, o cuando han sido castigados por realizar respuestas agresivas. También debemos señalar aquí que el nivel de ira producido por el dolor es diferente de unos individuos a otros.       Otro de los efectos negativos del castigo es que sus efectos supresores se pueden generalizar a otras conductas semejantes.También podemos señalar como efecto negativo del castigo el hecho de que si no se identifica la contingencia existente entre el castigo y la conducta no deseada, los acontecimientos aversivos pueden ser percibidos como independientes de la conducta, y consiguientemente conducir a la indefensión y a la depresión.

Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta

Psicologia para educadores: Consecuencias negativas del castigo:

Vamos a ver algunos efectos indeseados del castigo:

Los sujetos sufren algún dolor físico o moral cuando son castigados. Esta respuesta de dolor frecuentemente va aparejada con una emoción de ira, la cual a su vez, activa una conducta de agresión, es decir el dolor y la frustración pueden producir agresión.

Leonard Berkowitz realizó unos estudios que apoyan la teoría según la cual la ira inducida por la exposición a un acontecimiento doloroso puede producir agresión en sujetos humanos. Veamos uno de los experimentos realizados por este autor con sujetos humanos: A unos sujetos se les pedía que realizasen una lista durante un lapsus de tiempo de 5 minutos, ideas que pudieran utilizarse por un agente publicitario para aumentar las ventas de un producto. Más tarde, un cómplice valoraba la ejecución de algunos individuos como escasa, por lo que recibían siete descargas eléctricas. El cómplice administraba la descarga a otros sujetos una solo vez, lo cual indicaba que la evaluación era positiva. Según Berkowitz las siete descargas ponían furiosos a los sujetos, pero una sola no. Estos resultados muestran que los acontecimientos dolorosos pueden motivar la conducta agresiva.

Además de lo anteriormente expuesto parece ser que la expresión de la conducta agresiva en animales o en personas furiosas resulta muy reforzante. Diversos estudios han demostrado que cuando los animales están molestos aprenden cualquier conducta que les permita ser agresivos. También con sujetos humanos se ha demostrado esto último; de hecho, Bramel, Taub y Blum comprobaron que las personas irritadas manifiestan buenas intenciones después de comportarse agresivamente.

Otros estudios han demostrado una rápida disminución de la presión sistólica en personas enfadadas que se mostraban verbal o físicamente agresivas con la fuente de su ira; sin embargo, la presión sanguínea no disminuía tanto en personas que no habían tenido la oportunidad de ser agresivas, por lo tanto, la conducta agresiva reduce el nivel de activación.

El castigo no siempre produce agresión, la probabilidad de que provoque agresión disminuye cuando los sujetos han sido reforzados para mostrar reacciones no agresivas ante la estimulación aversiva, o cuando han sido castigados por realizar respuestas agresivas. También debemos señalar aquí que el nivel de ira producido por el dolor es diferente de unos individuos a otros.
       
Otro de los efectos negativos del castigo es que sus efectos supresores se pueden generalizar a otras conductas semejantes.

También podemos señalar como efecto negativo del castigo el hecho de que si no se identifica la contingencia existente entre el castigo y la conducta no deseada, los acontecimientos aversivos pueden ser percibidos como independientes de la conducta, y consiguientemente conducir a la indefensión y a la depresión.

Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES-AS

Matricula abierta